Sistema magnético Orthosfont

A principios de 1996, realizando un estudio de investigación sobre la posibilidad de colocar imanes redondos en aparatos de ortodoncia para conseguir la intrusión y extrusión de piezas dentarias me di cuenta de que se podía colocar imanes en dentaduras completas.

733

La mejor satisfacción en la vida de un profesional es investigar y desarrollar un procedimiento o sistema que culmine con éxito.

Los imanes que utilizamos en Orthosfont proporcionan un sistema capaz de mejorar y ayudar en la sujeción de prótesis dentales completas en pacientes edéntulos que han tenido algún tipo de rechazo o, simplemente, no puedan llevarlos debido a la falta de hueso o a la edad avanzada. Pacientes a los que se les sale la dentadura de la cavidad bucal cuando comen notan como desaparece el problema, siendo la solución momentánea la colocación de imanes en posición de repulsión.

A principios de 1996, realizando un estudio de investigación sobre la posibilidad de colocar imanes redondos en aparatos de ortodoncia para conseguir la intrusión y extrusión de piezas dentarias me di cuenta de que se podía colocar imanes en dentaduras completas.

Hasta ahora, la solución a los pacientes edéntulos era la colocación de implantes o de completas sujetas con diversos métodos, pero cuando el paciente no tiene hueso suficiente para aguantar el implante o padece un rechazo, el odontólogo muy a menudo se siente indefenso al intentar convencer al paciente de que sus encías no permiten una sujeción de las mismas. La mayoría de las veces el paciente desiste al ver que los rebases interminables y retoques diarios no solucionan el problema de sujeción de sus prótesis.

Después de ver esta situación, puedo decir que los imanes colocados en una determinada posición en completas superior e inferior, permiten que el paciente obtenga una valiosa ayuda en la masticación de alimentos y en el habla diaria. Muchos son los pacientes que acaban llevando la completa para cumplir una función estética y que cuando van a realizar una comida se quitan las prótesis, ya que con ellas no pueden comer.

El éxito de cada caso, se consigue realizando un estudio minucioso del espacio y las distancias disponibles de las fuerzas de repulsión para la colocación de los imanes. Cuando nos llega al laboratorio una completa para colocar los imanes, lo primero que hacemos es estudiar el caso. Las prótesis deben tener una dimensión vertical correcta, ya que los imanes deben caber dentro de las prótesis y debajo de los dientes de acrílico.

Las prótesis deben ser nuevas, no deben llevar ningún tipo de refuerzo ni rejillas metálicas y es aconsejable que estén realizadas con acrílico de alto impacto con refuerzos plásticos de última generación. Deben articular perfectamente con los movimientos de lateralidad protrusiva y sin tener ningún tipo de interferencia oclusal. Se realiza el montaje en un articulador de tres puntos y se diseña la colocación de los imanes. Las medidas de los imanes son 15 mm de largo, 3 mm de ancho, 3 mm de alto y se deben situar debajo de los molares y premolares a nivel de cuellos, a unos 5 mm de la cúspide más alta. Los imanes de la prótesis superior deben ir colocados por delante de los inferiores en unos 5 mm.

Esta posición de los imanes permite que la completa superior presione hacia arriba y se adapte mejor al paladar, y que la completa inferior presione hacia abajo y atrás, de tal manera que cuando el paciente realice la función de masticar o de hablar note cómo las prótesis se adaptan cada vez más a sus encías.

Es muy importante que los imanes estén colocados en esta posición, ya que una mala colocación de los mismos podría producir excesiva o poca presión en las encías, o movimientos de lateralidad no deseados. Los imanes están hechos de un material de tierras raras, y van protegidos o encapsulados. Estos imanes tienen un gran poder de atracción?repulsión, lo cual permite que sean escondidos dentro de las prótesis y que las mismas cumplan la función estética.

A continuación, en la fase de colocación de los imanes en las completas, realizamos un corte en la prótesis superior debajo del primer premolar, hasta el primer molar, y en la prótesis inferiores, debajo de la mitad distal del segundo premolar hasta el segundo molar. Estos espacios que recortamos deben ser paralelos entre la prótesis superior e inferior, para permitir que las fuerzas de repulsión de los imanes sean iguales. También debemos tener en cuenta que los imanes deben encajar muy ajustados en los espacios recortados, para que estos no tengan ningún movimiento de ladeo en la fase de carga del acrílico, y perjudique en los movimientos de masticación.

Una vez que ya hemos realizado los cortes en las prótesis, procedemos a la carga del acrílico de forma habitual, tapando todos los espacios y evitando que se formen burbujas dentro de las prótesis. La carga del acrílico se realiza primero en la completa superior y después en la completa inferior, evitando colocar los imanes en posición de atracción. En las fotografías se puede apreciar como quedan las prótesis con los imanes colocados, y cómo la parte lingual de los aparatos no queda en absoluto alterada por su colocación.

Puede apreciarse como quedan las completas colocadas en el articulador, de tal manera que en la primera el tornillo de levante de articulación está enfocado, y en la segunda son las prótesis las que están enfocadas, demostrando la fuerza que ejercen los imanes y permitiendo que en posición de reposo al paciente no se le caiga la completa superior y no se levante la inferior. A medida que el paciente cierra los maxilares, las completas se ajustan más a las encías debido al efecto de repulsión de los imanes, evitando cualquier claqueo de las mismas. Ahora, el odontólogo estará satisfecho del trabajo realizado.

Por último, podemos apreciar cómo la estética de las completas no está reñida con la funcionalidad de las mismas. Antes de inventar este sistema nuestro laboratorio, como otros muchos de España, había colocado el sistema Affix u otros similares. Después de la desaparición de Affix se produjo un vacío que intentamos llenar con nuestro sistema, que hasta la fecha ha dado unos resultados excelentes, sin ningún fracaso por el momento. A diferencia de otras técnicas, el sistema de imanes que utilizamos en Orthosfont ayuda al paciente a comer y hablar mejor. Al estar escondidos dentro de la prótesis, no tienen ningún efecto secundario con estudios demostrables. Los primeros imanes que colocamos en las primeras completas no tienen nada que ver con los actuales, a medida que la ciencia avanza, nuestro sistema se adapta y evoluciona. De hecho, el fabricante de imanes nos acaba de anunciar que el próximo otoño suministrará imanes completamente inoxidables.

Autor:
D. Ramón Font Spa
e-mail: orthosfont@infomed.es

C/ La Riera 31, 1º 1ª 08302 – Mataró (Barcelona)
Tel: 937 962 688
Fax: 937 410 509